La espiritualidad ancestral que guía los esfuerzos de conservación de un pueblo maya

Historia por: Jorge Rodríguez Fotografía por: Jorge Rodríguez Vie 6, Nov 2020
  • Guiados por las enseñanzas y creencias de sus antepasados, los residentes indígenas de Concepción Chiquirichapa en el suroeste de Guatemala miran a su montaña local, Siete Orejas, como una fuente de energía espiritual.
  • Existen veintidós altares en Siete Orejas en lugares donde habita la energía de la montaña, según la creencia maya. La conexión espiritual de la ciudad con la montaña durante los últimos 40 años ha motivado a la comunidad a restaurar y proteger los bosques de la montaña.

Era jueves 8 de noviembre, pero el calendario maya marcaba el día como Wukub ’Q’anil, o 7 Conejo, un buen día para pedir el renacimiento de tierras estériles y la fertilidad de todos los seres vivos.

Rumualdo López, un sacerdote y guía espiritual maya, estaba preparado para subir a la cima de Siete Orejas, una montaña sagrada para los mayas Mam de Concepción Chiquirichapa, un pueblo de aproximadamente 18,000 habitantes en el oeste de Guatemala, para realizar una ceremonia de fuego. El propósito era conectar con las energías de la montaña y pedir sabiduría y la bendición del Creador, el Ajaw como lo llaman los Maya Mam.

“Hoy en día hay muchas personas que prefieren conectarse con los Ajaw a través de otros ritos, como cristianos o católicos”, había dicho López el día antes de la ceremonia, revisando el calendario maya. “Lo importante es que las personas reconozcan la energía que nos rodea y se conecten con ella, sin importar el tipo de creencias que tengan”.

Como se ha hecho durante miles de años, las tradiciones y los conocimientos mayas todavía se transmiten de boca en boca. Los sacerdotes, o Ajq’ij, que significa “contador de días” en el idioma maya K’iche, se basan en el calendario maya, como una carta astrológica, para comprender las energías de cada día y determinar cuándo realizar ciertas ceremonias y qué pedir al Ajaw.

No hay un momento específico en el que se deban realizar las ceremonias. A veces, la primera luz del amanecer es cuando los guías dan gracias al Ajaw y a todas las energías vivas del universo. En esta ocasión, sin embargo, López, junto a Marcelino Aguilar, titular del Departamento de Áreas Protegidas de Concepción (DAP), decidió partir desde el casco urbano hacia la montaña a las 8 de la mañana.

Como López, Aguilar cree en el conocimiento de sus antepasados. “Todos dependemos unos de otros para sobrevivir”, dijo. Por eso ha dedicado su vida a proteger el medio ambiente y a educar a los habitantes de Concepción para que valoren y respeten el bosque.

El camino a la cima de la montaña

Un letrero dentro del parque Kum Kum Wutz de Concepción Chiquirichapa en la montaña Siete Orejas dice “Sin el medio ambiente no hay futuro”. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori

Para llegar a la cima de Siete Orejas se tarda unos 45 minutos en auto, una hora y media a pie. Mientras conducía su camioneta, y una estación de radio Maya Mam sonaba de fondo, Aguilar habló sobre el trabajo de la comunidad durante las últimas cuatro décadas para reforestar y proteger su sección del bosque nuboso de la montaña. Desde la década de 2000, la comunidad consiguió que el gobierno designara un parque de 1.200 hectáreas en Siete Orejas como área protegida; reguló la extracción de materia orgánica, madera y otros recursos naturales allí; creó el DAP, una oficina municipal dedicada a la gestión del área protegida; e inició varios programas de educación ambiental y desarrollo económico sostenible.

Mientras Aguilar hablaba, López escuchaba. A veces, sonreía o agregaba algún detalle a la historia: “Cuando era joven, este [bosque] solía tener menos árboles de los que tiene ahora”, decía. Pero la mayor parte del tiempo su rostro estaba serio, como si se alimentara de la energía del bosque que se elevaba sobre el camino de tierra que conducía a la montaña.

Ser un Ajq’ij es un gran honor para cualquiera que crea en las tradiciones antiguas. Se cree que los ajq’ijes sirven como conexión entre los mundos espiritual y material. Están destinados a buscar la verdad de todas las cosas y estudiar constantemente el entorno y las señales que manifiesta la naturaleza, como la forma en que sopla el viento, la forma de las nubes en una mañana lluviosa o el canto de ciertos pájaros.

Siete Orejas es importante por la energía que vive allí, dijo López. “Como mayas creemos en las 13 energías de los nahuales”, dijo, refiriéndose a las conexiones, representadas por diferentes animales, entre los mundos natural y espiritual. Según los mayas, todo ser vivo tiene un nahual, incluidos los picos de las montañas como el de Siete Orejas.

Las cumbres de las montañas son lugares especiales en la espiritualidad maya, porque se cree que el flujo de energía allí es más fuerte que en otros lugares. En lugares donde creen que habita la energía de la montaña, hacen altares para realizar rituales. Hay 22 en Siete Orejas.

Rumualdo López, guía espiritual maya y uno de los concejales municipales electos de Concepción Chiquirichapa, en la anterior administración. Foto: Jorge Rodríguez

Aguilar estacionó el camión en la entrada de un área dentro del parque y se dirigió brevemente a la caseta de registro para hablar con los guías turísticos municipales que trabajan allí. López estiró las piernas y agarró la bolsa de materiales para la ceremonia del interior del camión.

Durante la última caminata de 25 minutos hasta la cima de la montaña, llevó en una mano una bolsa de plástico negra con velas de varios colores, azúcar, un incienso ceremonial llamado pom, ron blanco, agua empapada con flores llamadas agua florida y resina del árbol de ocote (Pinus montezumae). En el otro, llevaba una vara de madera llamada Tz’ite que se considera el compañero espiritual de Ajq’ij y se cree que le permite leer energías que los sentidos humanos no pueden detectar.

En la parte superior, López le pidió a Aguilar que le buscara algunas hierbas para el ritual. El altar era un semicírculo de rocas cubiertas de líquenes en la grava desnuda, decorado con una cruz católica de madera a la altura de los hombros. Lo rodeaban grandes pinos y pinabetes (Abies guatemalensis).

Desde la colonización de Guatemala en el siglo XVI, la espiritualidad maya ha incorporado algunas creencias e imágenes católicas, como la cruz. “Los creyentes católicos tienen una interpretación diferente de la cruz, porque está desequilibrada”, dijo López. “Para nosotros los lados de la cruz tienen la misma longitud, ya que representan nuestro origen, nuestro destino y las energías que gobiernan nuestro camino”.

Limpió el altar de hojas y escombros porque todo lo que arde en el fuego tiene un significado específico. Luego, en su centro dibujó una cruz maya dentro de un círculo con el azúcar: “para endulzar la amargura y permitirnos leer en el fuego”.

Dentro del círculo, colocó las bolas de pom, hechas de la resina del árbol de copal (Protium copal). Son una de las ofrendas más sagradas utilizadas en los rituales, junto con la resina de ocote. Con el agua florida limpió y bendijo el lugar y los asistentes a la ceremonia. Después de una oración silenciosa, encendió el fuego y comenzó el ritual.

El favor del Ajaw

espiritualidad-ancestral

Rumualdo López coloca unas bolas de incienso llamadas pom dentro de una cruz maya de azúcar en preparación para una ceremonia de fuego. Foto: Jorge Rodríguez

Cuando el fuego comenzó a elevarse, López habló en su idioma nativo, agradeciendo al Ajaw por las bendiciones que brinda a través de la Madre Naturaleza. Caminaba en círculos para simbolizar los ciclos del tiempo mientras pedía el bienestar de los otros Ajq’ij, de su gente y de todos los seres vivos del universo.

Los mayas entienden la danza que el fuego realiza en determinados momentos como una manifestación de la conexión energética que existe durante las ceremonias. “Los nahuales nos dicen si algo anda mal. Con las velas hacemos pedidos que luego se queman y se vuelven parte de todo lo que nos rodea”, dijo López.

Durante más de 40 minutos, las oraciones y agradecimientos de López se elevaron con el humo de los materiales que traía. Para purificar aún más el acto, vertió el ron sobre el fuego, sobre las rocas del altar y sobre los presentes en la ceremonia.

“Este es un día para pedir comprensión, un buen trabajo y eliminar las plagas de los cultivos”, dijo, refiriéndose a Wukub ’Q’anil. Al finalizar la ceremonia, recogió las bolsas y contenedores vacíos y alzó un agradecimiento final al cielo, besando el suelo varias veces.

Creencias antiguas para tiempos modernos

Marcelino Aguilar, head of Concepción Chiquirichapa’s Department of Protected Areas, and Rumualdo López prepare materials for a Maya Mam fire ceremony on Siete Orejas. Photo: Jorge Rodríguez

La víspera del ritual, en su despacho del edificio municipal de Concepción, López, quien es miembro electo del concejo municipal además de Ajq’ij, había lamentado cómo el crecimiento urbano y la cultura del consumismo se estaban apoderando de la vida en Concepción. y cómo esto afectó directamente el medio ambiente natural y el espíritu de la comunidad.

“Ahora vemos desconexión [entre la gente] y su entorno. Hemos visto cómo las nubes han disminuido y el viento ya no sopla como antes”, dijo. “Por eso, buscamos nuevos lugares sagrados, porque estamos en un momento en el que la humanidad necesita ser reorientada hacia lo espiritual, por encima de lo material”.

Por su parte, durante el viaje de regreso a la ciudad desde Siete Orejas, Aguilar reconoció tener una conexión espiritual con la montaña y un profundo respeto por la palabra natural, conocimiento heredado de sus abuelos, y que lo había impulsado a él y a sus seguidores a redoblar sus esfuerzos para conservar los bosques locales.

“Estamos haciendo que la gente entienda que todo está conectado, que tenemos que aprender a convivir con la vida silvestre que habita en los bosques”, dijo. “Aunque hay quienes se oponen a lo que hacemos, o simplemente no les importa, estamos seguros de que la mayoría de la gente de Concepción está agradecida por los esfuerzos que hacemos para asegurar la supervivencia de nuestra montaña”, concluyó.

Esta historia se publicó originalmente en Mongabay.

×
>