Promueven resiliencia ambiental en paisajes de la cadena volcánica central en Guatemala

Historia por: Jorge Rodríguez Fotografía por: Luis Sacayón/PNUD Mié 25, Nov 2020

Como parte del proyecto Proyecto Promoviendo Territorios Sostenibles y Resilientes en Paisajes de la Cadena Volcánica Central en Guatemala, financiado por  Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), varios parques naturales del país podrían experimentar un cambio en su categorización, con el objetivo de promover prácticas de resiliencia ambiental y modelos de desarrollo sostenibles.

“El objetivo del proyecto es incorporar aspectos de conservación de la biodiversidad y de gestión sostenible de la tierra en paisajes productivos en la cadena volcánica central de Guatemala, que contribuyan al bienestar de las comunidades locales, y la generación de múltiples beneficios ambientales globales”.

Con esto, el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN), emitió un comunicado en donde mencionó que el Parque Arqueológico Iximché y el Cerro El Baúl, ambos ubicados al occidente de Guatemala, recibieron visitas técnicas de personal del ministerio, del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP) y otras entidades involucradas en el proyecto.

resiliencia ambiental

Parque Canjolá, en San Marcos, al occidente de Guatemala. Foto: Luis Sacayón/PNUD

Este proyecto nació motivado a la rápida reducción de la cobertura boscosa en todo el país, particularmente en zonas aledañas a la cadena volcánica central del país centroamericano. Según el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), “según el mapa de Cobertura Forestal de Guatemala 2010 y Dinámica de la Cobertura Forestal 2006 – 2010 INAB, CONAP y UVG (2012), las áreas protegidas que tuvieron una pérdida de cobertura forestal con tasas entre -1.0% a -4.0% fueron: Zonas de Veda Definitivas de los Volcanes Tacaná, Santo Tomás, Chicabal y los Parques Regionales Municipales de Zunil y Quetzaltenango-Saqbé”.

Las causas de está pérdida de cobertura son, principalmente, la expansión de la agricultura, la caza y tala ilegal, y los incendios forestales. Algunas de estas actividades, principalmente la agricultura, están relacionadas con la subsistencia de las poblaciones aledañas a estas zonas naturales. Por ello, “el proyecto busca desarrollar un entorno propicio para la generación de estos beneficios mediante modelos sostenibles de producción agrícola/forestal e incentivos económicos derivados de mercados mejorados y además busca generar conectividad de áreas protegidas dentro de paisajes productivos manejados sosteniblemente”.

Se prevé una intervención en 32 municipios de 7 departamentos de la cadena volcánica central.

Siempre según PNUD, con este proyecto se pretende promover la conservación de biodiversidad, reducción de degradación de la tierra, y manejo sostenible del bosque usando un enfoque participativo. La población directa que se beneficiará con esto sería de unas  73,587 personas, distribuidos en 37,619 hombres (51.12%) y 35,968 mujeres (48.88%).

×