¿Qué actividades representan menor riesgo de contagio?

Historia por: Viatori Fotografía por: Jorge Rodríguez Dom 6, Dic 2020

Convivir con el COVID-19 se ha hecho ya algo cotidiano para todos nosotros, y sin darnos cuenta, el año está cerca de terminar. A pesar de los esfuerzos mundiales por encontrar una solución a la pandemia, la humanidad continúa en riesgo. Por ello, The New York Times realizó una encuesta a 700 epidemiólogos y científicos estadounidenses, para determinar cuáles son las actividades que representan mayor y menor riesgo de contagio, particularmente en estas fechas de fin de año.

Todos los encuestados coincidieron en que las actividades al aire libre, con pocas personas, son las que menor riesgo acarrean de contraer el virus del SARS-CoV-2, mientras que las actividades en interiores, con grandes aglomeraciones de personas son las más riesgosas. Así mencionó Lelan Ackerson, de la Universidad de Massachusetts. “Estar al aire libre, con pocas personas, distanciamiento social y precauciones son las menos riesgosas”, dijo.

Junto a la opinión de Ackerson, la encuesta hecha por el medio estadounidense plantea que son tres actividades cotidianas las que mayor riesgo presentan: comer en el interior de un restaurante, según un 44% de los encuestados, asistir a una boda o un funeral, (43% de los expertos), y acudir a algún evento masivo, como un acontecimiento deportivo, un concierto o el teatro (35%).

Contacto con la naturaleza

Aunque no es una revelación novedosa, lo cierto es que realizar actividades al aire libre es lo menos peligroso que cualquier persona puede realizar en esta época de pandemia.

De todas las actividades sociales que se pueden realizar actualmente, todas aquellas actividades que puedan llevarse a cabo en el exterior, con grupos reducidos y con las medidas necesarias, siempre reducirán el riesgo de contagio. Así opinaron los expertos, quienes consideraron que las tres actividades menos peligrosas son: llevar una carta de correo postal con las manos y sin precauciones (75%), ir de excursión o hacer senderismo al aire libre con los amigos (72%) e ir a hacer un encargo a una tienda de comestibles o la farmacia (46%).

A pesar de esto, la gran mayoría de los encuestados por The New York Times respondieron con un “depende”, al ser cuestionados acerca de cuándo podremos volver a algo parecido a la “vieja normalidad”. Según dice el medio en su nota, todo dependerá de qué tan efectiva sea la vacuna, el nivel de distribución a nivel mundial y de si se logra que la gran mayoría la adopte.

En Europa y el norte de América, estiman al verano de 2021 (mediados de año), como la fecha en la que se podría empezar a ver un cierto retorno a lo que considerábamos como normal. Sin embargo, en países latinoamericanos, persiste la duda de cuándo se podrá decir lo mismo, ya que “depende” del acceso que se tenga a las vacunas, y el compromiso de los gobiernos por distribuirla equitativamente a todos los sectores de la población.

×