¿Por qué son importantes los conteos de las aves playeras?

Historia por: Jorge Rodríguez Fotografía por: Natalia S. Martínez-Curci/Programa de Soluciones Costeras Dom 6, Sep 2020

El 6 de septiembre de cada año se celebra el Global Shorebird Day, con un conteo global de aves playeras en todo el mundo. Al igual que cualquier especie en el planeta, las aves playeras son individuos importantes para el equilibrio de los ecosistemas del planeta, por lo que es importante conocer su estado actual.

Los conteos de estas aves, que son realizados por profesionales y voluntarios en todo el planeta, ayudan a determinar la distribución de las diferentes especies, sus tendencias poblacionales, así como a determinar si hay un descenso o aumento de individuos de cada una de las especies. Toda esta información, además, permite a organizaciones y gobiernos, a crear e implementar estrategias de conservación adecuadas para la preservación de las aves.

Según la Iniciativa para la Conservación de Aves de América del Norte (NABCI, por sus siglas en inglés), las poblaciones de aves migratorias han decrecido en un 40 % desde 1970. De las 49 especies identificadas, 25 muestran un descenso sostenido, siete han aumentado su población, seis se mantienen estables y de 11 no se tiene datos precisos. El género Calidris, por ejemplo, descendió de los 526 mil individuos monitoreados en 2014 a los 210 mil registrados a inicios de 2020.

Las aves playeras en Guatemala

Las razones son muchas, como la desaparición de sus ecosistemas, la falta de alimento y el cambio climático, entre otras, aseguran los expertos. Centroamérica es una de las regiones de mayor importancia en el continente americano, ya que es un paso natural para todas las especies que migran de norte a sur (y viceversa) alrededor del año.

Recientemente, Guatemala se unió al Programa de Monitoreo de Aves Playeras, que agrupa a 13 países con salida al océano Pacífico. El país centroamericano fue el último en unirse a esta red, y ahora se encuentra en fase de creación de manuales de buenas prácticas, para que las industrias que operan en el Pacífico, así como las actividades comunitarias, tengan en consideración la salud de los ecosistemas playeros.

En Guatemala no hay lineamientos para regular el trabajo de salineras y camaroneras. Lo que se busca es crear un manual participativo de buenas prácticas de producción, que contribuya a la conservación”, explicó la bióloga e investigadora guatemalteca, Varinia Sagastume.

×