Belice amplia la reserva Cayos Zapotillos, para proteger a su vida marina

Historia por: Jorge Rodríguez Fotografía por: Fundación Albatros Lun 28, Sep 2020

A principios de agosto, el Ministerio de Ambiente de Belice añadió el banco de arrecifes conocido como Cayman Crown, como parte de la reserva Cayos Zapotillos, una zona en el Golfo de Honduras de unas 15,618 hectáreas y declarada como zona protegida en 1996.

Con esta declaratoria, la reserva marina se expande a más de 500 kilómetros cuadrados (7 veces su tamaño anterior). Esta zona es hogar de especies que habitan el suelo marino, y de otras especies en peligro como el mero de Nassau, mero goliat, mero tigre, mero negro, pargo cubera, pargo de carnero y diversas especies de tiburones. Todo esto beneficiará a la megafauna marina atraída por estos ecosistemas, como los tiburones ballena, los marlines azules, cachalotes y las ballenas piloto (calderones).

Según informó el Fondo para la Defensa Medioambiental (EDF, por sus siglas en inglés), la zona de la Corona exhibe “hasta el 60% de la cobertura de coral vivo, equivalente a los arrecifes más saludables de todo el Caribe. Estos vibrantes arrecifes contienen especies de corales amenazadas y en peligro de extinción, junto con tipos de arrecifes previamente indocumentados”.

Primera zona marina protegida

La protección de Cayman Crown permitirá a la vida silvestre marina a reproducirse sin los riesgos de la sobrepesca. Foto: Fundación Albatros

Pero no solo las autoridades ambientales beliceñas han reconocido la importancia de esta zona para la salud del Sistema Mesoamericano Arrecifal (SAM). En mayo pasado el Ministerio de Ambiente de Guatemala declaró el banco de arrecifes Corona Crown como una zona de protección temporal por los siguientes diez años.

“Los estudios en el sitio han revelado la existencia de uno de los arrecifes mejor desarrollados de la zona, que muestra una amplia variedad de hábitats. Las áreas más profundas del sitio están habitadas por los principales depredadores y una carismática mega fauna marina, como son los tiburones, rayas, ballenas piloto y delfines. Estudios recientes muestran que el área probablemente sirva como un sitio de agregación reproductiva de múltiples especies de peces (ARP)” dijo Ana Giró, Coordinadora para Guatemala de la Iniciativa Arrecifes Saludables.

Estas zonas ARP, según Giró, son de una gran importancia, ya que los peces se agrupan para reproducirse en densidades más altas que en períodos no reproductivos. Declarar esta área como una zona de protección es de gran importancia, porque la protege de la sobrepesca, tanto legal como ilegal. “Hay un consenso que esta zona guarda hábitats bentónicos y pelágicos y la biodiversidad asociada, y que la protección de esta área tiene el potencial de ayudar a volver a sembrar los ambientes marinos y costeros en Belice, Guatemala y Honduras”, mencionó Nic Requena, director del programa para Belice de EDF.

Los conflictos limítrofes entre Guatemala y Belice, que se remontan durante décadas, también representan un riesgo para la vida silvestre marina de la zona, ya que impulsa la pesca ilegal transfronteriza. Sin embargo, las autoridades beliceñas esperan que con esta declaratoria, se reforzará la seguridad de la zona, alejando a posibles pescadores ilegales, en beneficio de la vida de estos ecosistemas.

×