Aves usan el campo magnético de la Tierra para migrar

Historia por: Jorge Rodríguez Fotografía por: Jorge Rodríguez Vie 19, Feb 2021

Un estudio publicado en Current Biology muestra que las aves pueden tener incrustado en su sistema biológico un “mapa magnético”, que funciona similar al sistema de coordinación humano. En dicha publicación, se habla acerca de la habilidad que ciertas aves migratorias tienen para interpretar el campo magnético en áreas en las que se mueven, y que sugiere que tienen una especie de “GPS global” que les ayuda a volar a casa desde cualquier parte del mundo.

Hasta la fecha, se creía que las aves en edad adulta, desarrollaban una especie de mapa de navegación, con la finalidad de realizar sus migraciones de la mejor manera posible. Aunque esta idea se mantiene bajo dudas, ya que aún no había habido pruebas de ello. De hecho, también se han considerado otros factores como olores, sonidos e, incluso, variaciones gravitacionales.

Sin embargo, en otro estudio publicado en octubre de 2015, se logró evidenciar que los carriceros comunes (Acrocephalus scirpaceus) utilizan el campo magnético del planeta para posicionarse durante sus migraciones. Ellos forman una especie de red, que las aves siguen mediante “líneas” de norte a sur y de este a oeste.

Según un artículo publicado por Richard Holland and Dmitry Kishkinev, en , “esto se debe a que la intensidad magnética (la fuerza del campo magnético) y la inclinación magnética (el ángulo formado entre las líneas del campo magnético y la superficie de la Tierra, también llamado ángulo de “inmersión”) corren aproximadamente de norte a sur. La declinación magnética, la diferencia entre la dirección del polo norte magnético y el polo norte geográfico, proporciona el eje este-oeste”.

Falta de evidencias

Un estudio de 2015 muestra evidencias de que el carricero común (Acrocephalus scirpaceus) detecta el campo magnético de la Tierra, para moverse durante sus migraciones. Foto: Miguel Rouco/Ebird

Aunque las explicaciones lógicas, basadas en observaciones científicas, puedan apuntar a que ciertas aves migratorias tienen mapas magnéticos integrados en sus sistemas biológicos, aún hay división de opiniones respecto a esta propuesta. Los científicos aún no han logrado determinar qué aparato sensorial usan para detectar las ondas magnéticas del planeta. Es sabido que las tortugas sí pueden sentir el campo magnético terrestre, pero también se desconoce la forma en cómo lo realizan.

“Independientemente, si las aves han aprendido que la intensidad magnética aumenta a medida que avanzan hacia el norte, deberían poder detectar su posición en el eje norte-sur donde sea que se encuentren. Del mismo modo, si experimentan un valor de declinación que es mayor que cualquier cosa que hayan experimentado anteriormente, deben saber que están más al este. Sobre esta base, la teoría es que pueden calcular su posición en la cuadrícula y corregir su orientación”.

Esto significaría, en esencia que especies como el carricero común, de quienes ya se tienen evidencias claras de que sí utilizan el campo magnético para moverse, tienen integrado un sistema similar a lo que los humanos utilizamos en los GPS modernos, es decir, las coordenadas Cartesianas. Si esto es comprobado, significaría que ciertas aves utilizan su conocimiento acerca del campo magnético terrestre para estimar su locación en cualquier parte del planeta.

×