La Poza El Nance

Considerado como un santuario natural en  el Pacífico de Guatemala, la Poza El Nance, es un refugio para diferentes especies de tortugas marinas que utilizan este lugar para prepararse para diferentes etapas de su vida.

Esto se da porque el Canal de Chiquimulilla, como se le llama, es hogar de moluscos, algas marinas, invertebrados, crustáceos y hasta medusas, y son especies que las tortugas marinas utilizan como alimento.

Declarado como uno de los 19 países megadiversos del mundo, Guatemala y sus costas del Pacífico, reciben a seis de las ocho especies de tortugas marinas, aunque en los últimos años la presencia de la parlama es la más frecuente, en detrimento de la negra del pacífico, baule, cabezona y la carey, especies que se han dejado de ver a consecuencia de los efectos del cambio climático.

Te puede interesar: ¿Qué es turismo sostenible?

Los humedales son hogar de una gran biodiversidad marina, de aves y mamíferos. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori
Los humedales son hogar de una gran biodiversidad marina, de aves y mamíferos. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori

Y es por ello que la importancia de esta zona es muy elevada, ya que las tortugas aparecen en cualquier tiempo del año para realizar sus actividades, ya sea de reproducción, crecimiento, alimentación y sociabilización con otras tortugas.

El espectáculo de las tortugas

Para llegar a la Poza El Nance es necesario contratar el servicio de un bote, lo que se puede hacer en el pueblo de El Paredón, Sipacate, al sur de Ciudad de Guatemala. Durante media hora se navega sobre las aguas del Canal de Chiquimulilla a baja velocidad para no asustar a las tortugas.

El avistamiento de estos animales marinos es una actividad muy divertida a la vez de conocer de cerca este hábitat que en la actualidad corre un serio peligro debido a la contaminación y el desinterés de parte de la gran mayoría de la sociedad.

Te puede interesar: 7 razones para visitar El Paredón

Las tortugas que residen en la Poza El Nance salen a tomar aire a la superficie luego de estar sumergidas durante dos horas. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori
Las tortugas que residen en la Poza El Nance salen a tomar aire a la superficie luego de estar sumergidas durante dos horas. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori

Las tortugas pueden estar bajo el agua durante períodos de dos horas, por lo que salen a respirar eventualmente a la superficie. Ese es el momento justo en el que se puede observarlas. A veces muy lejos, dejando solamente la vibración de su movimiento sobre el agua. Otras más de cerca en las que, si se tiene suerte, se les puede ver sus rasgos físicos más llamativos.

Labor de investigación

Enclavada dentro del Parque Natural Sipacate-Naranjo, con una extensión de unos 20 km2, manejado por el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP), la Poza El Nance hace las veces de laboratorio natural en donde se monitorea la actividad de las diferentes especies de tortugas marinas, su estado de salud, sus hábitos y el número de individuos que visitan la zona.

Sin embargo integrantes de CONAP revelaron que la contaminación que generan industrias y comunidades río arriba, la pesca desmedida, el uso de plásticos y la poca educación ambiental de las personas han generado condiciones adversas para el florecimiento de las tortugas.

CONAP realiza liberaciones de diferentes especies en peligro constantemente. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori
CONAP realiza liberaciones de diferentes especies en peligro constantemente. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori

En el parque también se realiza la siembra y liberación de tortugas entre los meses de junio a diciembre. Para esto se ha logrado la sensibilización de muchas personas de las comunidades aledañas quienes, a cambio de víveres, recolectan los huevos para luego entregarlo a las autoridades ambientales.

Te puede interesar: Tortugario Sipacate-Naranjo, la emoción de liberar tortugas

Visitar esta zona ayuda a generar desarrollo a las comunidades, ya que se genera trabajo a los lancheros (conductores de los botes), los restaurantes y los guías locales. Al mismo tiempo ayuda a generar conciencia acerca de la importancia de adoptar hábitos más sanos para el medio ambiente, ya que lo que hacemos tiene un constante impacto sobre él.

Te puede interesar: El Paredón y su Choza Chula

Además del turismo, las comunidades de Sipacate se benefician de otras actividades como la pesca artesanal. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori
Además del turismo, las comunidades de Sipacate se benefician de otras actividades como la pesca artesanal. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori

Para contratar y apoyar a la comunidad en tours entre los manglares, el proyecto comunitario La Choza Chula ofrece una variedad de paquetes turísticos que puedes contratar.

*agradecimiento especial a CONAP y PNUD para la realización de este viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *