La mansión del pájaro serpiente

El turismo autosostenible, que sea ecológico y de corte comunitario es el tipo de turismo que todos quieren experimentar gracias a esa incipiente, pero fuerte, nueva conciencia por preservar los recursos naturales, culturales e históricos.

Sin embargo no es una tarea sencilla. El escritor guatemalteco Virgilio Rodriguez Macal, autor de las celebres ‘La Mansión del Pájaro Serpiente’ y ‘El Mundo del Misterio Verde’, retrató en sus obras varias fotografías de un mundo que apenas se aferra al esfuerzo de pequeños grupos que creen en la conservación y estudio del entorno natural.

Acostumbrada a la vida de ciudad, Edna Álvarez tomó la decisión de continuar con el legado de su padre en la dura tarea de conservación del medio ambiente sin tener mucha idea de qué y cómo hacerlo. “Lo mejor que hice fue sentarme a observar”, dice, al tiempo que asegura que aprendió acerca de la autenticidad de vivir en el bosque.

Edna Álvarez busca crear conciencia acerca del cuidado de nuestros recursos naturales. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori
Edna Álvarez busca crear conciencia acerca del cuidado de nuestros recursos naturales. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori

Te puede interesar: Reserva Natural Atitlán, el equilibrio es la clave

“La selva vertió sobre mí el enorme coco de sus secretos (…) Porque así es la selva ¡Aquel que de ella sale no puede nunca arrancarse los mozotes de su recuerdo!”, dice Pedró Culán, cazador kaqchiquel y narrador de historias en el libro ‘La Mansión’ de Rodriguez Macal.

Esa fue la sensación que cubrió los deseos de Edna por aprovechar el recurso que tenía entre manos. “Descubrí que detrás de la conservación hay un tema social importante”.

Centro de investigación

Con lápiz y papel en mano apunta los hábitos del Pharomachrus mocinno, conocido comúnmente como Quetzal, ave nacional guatemalteca desde 1871. Además de tener varias acomodaciones ecológicas y un restaurante, ‘los Ranchitos del Quetzal’, como es conocida la reserva, ahora está realizando investigaciones relacionadas con las orquídeas.

Tucaneta, especie que se puede observar en el Bosque Nuboso. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori
Tucaneta, especie que se puede observar en el Bosque Nuboso. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori

Su trabajo se une al que realiza la estatal Universidad de San Carlos en el Biotopo Mario Dary en el tema de la investigación de los ecosistemas y la biodiversidad del bosque nuboso en la zona alta del país.

“El quetzal vive una situación paradójica en Guatemala, ya que es un símbolo nacional y un emblema para el imaginario chapin, pero su preservación obtiene cero interés de parte de la población en general”, dice José Guzmán, hijo del cofundador del biotopo.

Te puede interesar: Conservación y producción sostenible

Te puede interesar: Estación biológica Las Guacamayas

‘La mansión’ cuenta la historia de una serie de personajes encarnados por pizotes, jaguares, comadrejas y el quetzal, conocido también como serpiente emplumada, que hoy en día corren un serio y real peligro de desaparecer por completo.

Hay varias caídas de agua dentro del Biotopo del Quetzal. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori
Hay varias caídas de agua dentro del Biotopo del Quetzal. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori

“Además de la investigación, fomentamos la idea de un turismo experimental, es decir, que la gente venga y viva de primera mano lo que la naturaleza tiene para nosotros. No es un zoológico con todo masticado, sino un libro listo para ser explorado y leído”, agrega Edna.

Corredor biológico del Bosque Nuboso

Enclavado entre los municipios de Salamá, Baja Verapaz y Purlha, Alta Verapaz, el corredor biológico del bosque nuboso es una reserva natural en donde se puede disfrutar de un clima templado a frío, que contiene una amplia biodiversidad de plantas, insectos, aves y pequeños mamíferos.

La biodiversidad del Bosque Nuboso se plasma en la población de varias especies de insectos. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori
La biodiversidad del Bosque Nuboso se plasma en la población de varias especies de insectos. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori

Tanto en el biotopo como en la reserva Gucumatz, además de realizarse ecoturismo, se puede observar de primera mano una serie de especies en su entorno natural, así como la investigación de expertos en plantas y aves.

Para conocer más acerca de sus precios y ofertas visita el sitio web de Ranchitos del Quetzal o bien comunícate al correo biotopocecon@gmail.com para saber acerca de los servicios del Biotopo.

Mapa del Corredor Biológico del Bosque Nuboso. Foto: biotopodelquetzal.tumblr.com
Mapa del Corredor Biológico del Bosque Nuboso. Foto: biotopodelquetzal.tumblr.com

*Agradecimiento especial a INGUAT y Editorial Piedra Santa para la realización de este viaje.

One Reply to “La mansión del pájaro serpiente”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *