El Convento de Santa Catalina

El Arco de Santa Catalina es una de las imágenes más representativas de Antigua Guatemala. Su construcción fue el resultado de las creencias religiosas que las monjas del Convento de Santa Catalina Mártir aceptaban al unirse a esta orden, es decir, no dejarse ver por nadie del mundo exterior.

En el año 1693 las inquilinas del novel convento, inaugurado en 1647, solicitaron al Ayuntamiento de Santiago De Los Caballeros el cierre de la calle, para poder transitar sin ser vistas por el mundo externo, solicitud que fue desechada. En cambio se autorizó la construcción de un puente sobre dicha calle, lo que dio origen a este icónico lugar.

La ciudad de Antigua Guatemala, vista desde el Cerro de la Cruz. Foto: Jorge Rodriguez/Viatori
La ciudad de Antigua Guatemala, vista desde el Cerro de la Cruz. Foto: Jorge Rodriguez/Viatori

Durante los terremotos de Santa Marta, ocurridos en 1773, muchas construcciones de la ciudad colonial sufrieron graves daños, incluidos el convento y el arco. Esto obligó a una restauración y remodelación del arco cuya imagen es utilizada de fondo por todos los visitantes de Antigua Guatemala para sus fotos de recuerdo.

Hotel y restaurante

Las ruinas del convento se han convertido en un punto de visita para los turistas, por lo que se cuenta con una pequeña ruta para los visitantes. Así mismo se convirtió en uno de los hoteles más buscados de Antigua Guatemala.

Al igual que todas las construcciones coloniales de Antigua, las habitaciones del Hotel Convento Santa Catalina se presentan con un aire colonial y ceremonial. Además de tener un decorado adecuado a la época, presenta en sus detalles todo el colorido típico de la cultura guatemalteca.

“Es una construcción de 400 años de existencia y que presenta una atmósfera de los tiempos coloniales”, pero que a la vez ofrece una variedad de paquetes adecuados a los gustos más actuales de los viajeros.

En el hotel se ofrecen paquetes románticos para disfrutar en pareja. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori
En el hotel se ofrecen paquetes románticos para disfrutar en pareja. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori

El hotel ofrece a sus visitantes una serie de actividades, desde masajes relajantes hasta montajes para parejas o celebraciones especiales, así como acceso a las ruinas del convento.

Tiene una excelente conexión WiFi, parqueo, traslado desde el aeropuerto y restaurante. Este último, inaugurado en 2005, y conocido como Restaurante Del Arco es otro gran beneficio a todo lo que ofrece el lugar.

Relajarse en un ambiente colonial es una experiencia que hay realizar, al menos, una vez en la vida. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori
Relajarse en un ambiente colonial es una experiencia que hay realizar, al menos, una vez en la vida. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori

Cuenta con una gran variedad de platillos típicos de la gastronomía guatemalteca, entre los que se puede resaltar guisos salsosos como el jocón, preparado a base de miltomate, tallos de cebolla, cilantro y chile pimiento al que se le agrega pollo o gallina, el pepián, hecho en una base parecida de tomate, miltomate, ajonjolí, pepitoria y chiles al que se le agrega carne de res, de cerdo o pollo.

También hay que mencionar al ceviche chapín. A diferencia del cubano o el peruano, cuya base es el limón, el ceviche guatemalteco es una especie de coctel, preparado con tomate, cebolla, yerbabuena, salsa soya y mariscos.

Todo lo relacionado con la cultura guatemalteca vibra de color. Foto: Cortesía Restaurante Del Arco
Todo lo relacionado con la cultura guatemalteca vibra de color. Foto: Cortesía Restaurante Del Arco

Si la cocina internacional y exótica es lo tuyo, el Mar y Tierra será una excelente elección. Un medallón de lomito de res, coronado con un camarón jumbo, aderezado todo con salsa de cardamomo.

Si quieres más información acerca del hotel y el restaurante, visita sus páginas en Facebook.

*Con información de Conozca La Antigua

One Reply to “El Convento de Santa Catalina”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *