#Birding en Guatemala

Levantarse junto con el sol para poder captar a algunas de las especies de aves más difíciles de ver es algo que yo considero como extremo. Para lograrlo, la mayoría del tiempo es necesario recorrer grandes distancias para poder llegar a los lugares que estas aves utilizan para descansar, previo a sus rutinas diarias.

El birding o aviturismo es un tipo de turismo que se enfoca en la observación de aves. En Estados Unidos existen unas 20 millones de personas dedicadas a esta práctica.

Eastern bluebird. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori
Eastern bluebird. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori

“Solo se necesitan un par de binoculares y el deseo de descrubrir nuevos lugares”, dice Mynor Ovando, guía turístico y amante de las aves. La posición geográfica de Guatemala permite que hasta 740 diferentes especies recorran los cielos chapines. De esa cantidad “unas 50 especies solo se pueden ver en el país”, algo a lo que los turistas extranjeros  se sienten atraídos.

Rarezas de la naturaleza

“El observador de aves es un tipo de viajero diferente a los demás”, dice Mynor mientras cuenta que están dispuestos a recorrer distancias largas, entre la selva, a grandes alturas sobre el nivel del mar o en terrenos complicados, “solo por la satisfacción de ver a cierto tipo de ave”.

En Guatemala existen unas 740 especies de aves. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori
En Guatemala existen unas 740 especies de aves. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori

El pavo de cacho, el rabijunco de pico amarillo o el zarapito polar (posiblemente extinto) son algunas de las especies que más buscan los avituristas. De las 740 especies de aves que viven en el país, entre migratorias y estacionarias, 23 son raras o accidentales, una es endémica (Guatemalan pygmy-owl) y 2 de ellas fueron introducidas por el hombre (rock pigeon y house sparrow).

Debido a que el 33% del territorio está considerado como zona protegida, la biodiversidad es muy elevada, aunque continúan existiendo riesgos, como la deforestación, el avance de la frontera agrícola y urbana y la contaminación de ríos.

“Ser aficionado a la observación de aves es ser fan de la conservación de nuestros recursos naturales”, dice Juan Rivera, representante de la Finca El Pïlar, en Antigua Guatemala.

Blackheaded Siskin. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori
Blackheaded Siskin. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori

Existen muchos puntos en donde iniciar la práctica del birding y el Instituto Guatemalteco de Turismo (INGUAT) junto con la Mesa Nacional de Aviturismo tienen a disposición una serie de viajes y programas gratuitos destinados a todos aquellos interesados en iniciar en este mundo.

Si quieres conocer más acerca de este mundo, puedes visitar el sitio web de la mesa nacional o bien ingresar al sitio web de INGUAT y sus diferentes redes sociales.

3 Replies to “#Birding en Guatemala”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *