5 tips para viajar de mochilero

A todos nos gustan las fotos de paisajes impresionantes, las historias de aventura o el cuento del platillo en el local más impensado del planeta. Sin embargo para conseguir todo eso a veces es necesario viajar en transportes incómodos durante largo tiempo, cargar pesadas maletas y pasar por un sinfín de inconvenientes. En fin, que nada en esta vida que valga la pena viene empaquetado y listo para usar en el instante.

Hay varias opciones para viajar y todas son perfectamente válidas, pero si estás con ánimos de vivir otras experiencias, empacar tu mochila y salir a donde te lleve el viento siempre será una buena alternativa.

Pero antes, ten en cuenta algunos aspectos que harán de tu viaje algo más placentero y disfrutable. Guatemala es un destino favorito para los mochileros del mundo porque es, en términos generales, un país relativamente barato y con buena conectividad terrestre y aérea, además de ofrecer una amplia variedad de destinos y experiencias que bien valen la pena visitar.

Te puede interesar: Xela reinaugura su aeropuerto

Recuerda que un mochilero sigue siendo, al final de cuentas, un viajero como cualquier otro, por lo que hay que planificar, organizarse y tener claro qué es lo que se quiere hacer durante el viaje.

Reserva Natural Hun Nal Ye. Foto: Andrea Barreda/Viatori
Reserva Natural Hun Nal Ye. Foto: Andrea Barreda/Viatori

Investiga

¿Qué es lo que quiero ver y hacer? Esa es la primera pregunta básica que debes hacerte. ¿Turismo de aventura o gastronómico? ¿Playa o montaña? ¿Conocer gente glamorosa o nómadas interesantes? Hay un destino para cada ocasión y es importante tener muy claro a dónde queremos ir y qué queremos hacer.

Lo más importante a investigar son los medios de transporte. Lachua, Semuc Champey o Chikabal son destinos lejanos, pero que son accesibles por transporte público pero hay otros como Hun Nal Ye, Kum Kum Wutz o las Fuentes Georginas en los que es mejor contar con vehículo propio.

Sitio arqueológico Uaxactún, Petén. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori
Sitio arqueológico Uaxactún, Petén. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori

Realiza un presupuesto y apégate a él

Si tu idea de viajar de mochilero es no gastar mucho es importante que tengas un presupuesto definido y que te apegues lo más posible a él. Claro, sabemos que la idea de ser un mochilero es ser espontáneo y dejarnos sorprender, pero hay cosas que es mejor no dejar al azar.

Hay muchos destinos en Guatemala a los que puedes acceder vía transporte público, lo que reduce costos. En lugares más turísticos como Antigua Guatemala y Petén hay hostales de precios muy accesibles y para la comida siempre están los comedores en mercados y puestos callejeros.

No olvides, sin embargo, que no está de más consentirte de cuando en cuando. Si ves o te cuentan de un restaurante que está para chuparse los dedos, no lo dudes y hazlo.

Viajar de mochilero es vivir nuevas experiencias. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori
Viajar de mochilero es vivir nuevas experiencias. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori

El equipaje

Empacar de más, o hacerlo mal, puede convertir una experiencia inolvidable en algo completamente incómodo y sufrido. Hay un dicho que viene al caso, dice algo así: “A la hora de empacar para un viaje, guardá todo lo que creas que vas a necesitar… y dejá la mitad en tu casa”.

No es necesario empacar una mudada para cada día de tu viaje y en cualquier lugar no te será difícil encontrar lavanderías públicas para lavar tu ropa. Recuerda que llevarás la mochila a la espalda durante todo tu recorrido y cargar con 65 libras durante una o dos semanas no es lo más placentero que digamos.

En Xela existen un tour gastronómico callejero que te permite ser el protagonista de tu propia comida. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori
En Xela existen un tour gastronómico callejero que te permite ser el protagonista de tu propia comida. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori

Fuera prejuicios

A diferencia de los viajeros extranjeros, el viajero chapín tiene muchos prejuicios acerca de moverse dentro de Guatemala. No hay país ni lugar en el mundo sin riesgos y viajar, al final de cuentas, es un riesgo porque nos salimos de nuestra zona de confort y hay muchos factores que no podemos controlar.

Si bien moverse en vehículo propio es mucho más cómodo y rápido, hacerlo en el transporte público te dará la oportunidad de conectarte con la gente y la cultura local. Aunque sea tu propio país, viajar a otros lugares siempre nos da la oportunidad de ver de cerca otras realidades diferentes a la nuestra.

Deja en casa cualquier prejuicio o idea preconcebida y aventúrate a conocer a otras personas y hacer otras actividades que regularmente no harías, eso te dará muchas más historias para contar y hará de tu viaje una experiencia más interesante.

Foto: https://goo.gl/b4HWwN
Foto: https://goo.gl/b4HWwN

Sentido de aventura

Acampar bajo las estrellas, junto al mar o en la cima de algún volcán es una experiencia que hay que vivir, al menos, una vez en la vida. En Guatemala ya existen muchos lugares en donde podes armar tu carpa, estirar la bolsa de dormir y hacer el mejor camping de tu vida.

Existen varias touroperadoras que organizan viajes de camping a lugares como Acatenango, Pacaya y el volcán Santa María. De igual forma hay muchos grupos en Facebook en donde se organizan viajes exprés con la idea de entrar en contacto con la naturaleza.

A pie, en bus, en carro, en lancha o en avión. Siempre encontrarás una forma de moverte en Guatemala. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori
A pie, en bus, en carro, en lancha o en avión. Siempre encontrarás una forma de moverte en Guatemala. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori

Recuerda que cualquier viaje es una aventura y si nos embarcamos en ella, lo mejor es disfrutarla al máximo posible. Explora, experimenta y haz todo lo que no te animas a hacer en tu día a día. De esa manera tendrás nuevas y agradables experiencias para compartir y serás una persona más abierta y amplia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *