Los animales silvestres pertenecen a la naturaleza

Tener por mascota a un loro, guacamaya, perica o cualquier tipo de reptil proveniente de la caza ilegal provoca la muerte de hasta ocho de ellos en el transporte. Cuando los traficantes venden la cría de mono como mascota, matan a toda la familia para poder llevarse a la cría y comercializarla. 

El comercio ilegal de fauna silvestre es la cuarta actividad ilícita más rentable en el mundo, por detrás del tráfico de drogas, personas y armas. 

Reducción de la población

Campaña de concientización de CONAP.

Otra situación que se da al tener como mascota a un animal silvestre es que el entorno natural donde se desarrollan se pierde de sus genes y de su papel en la cadena de reproducción. “Ya no se reproducirán naturalmente y esto ocasiona que las poblaciones naturales se reduzcan y se extingan”, dice el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP).

Su presencia en entornos no naturales “provoca deterioro físico por permanecer en cautiverio y ponen en peligro la salud de los seres humanos ya que pueden transmitir enfermedades (zoonosis)”.

Las aves son las más amenazadas

Foto: Fredy Ajú/Viatori

En Guatemala las aves son las que más riesgo corren. Loros, pericos y guacamayas son las más traficadas.

Las guacamayas son aves que atraen por su colorido. Esto ha llevado a que existan únicamente 300 ejemplares en todo el país. 

Te puede interesar: Estación Biológica Las Guacamayas

Debido a este escenario, CONAP junto a otras instituciones lanzaron una campaña para hacer conciencia en la gente e instarlos a no comprar animales silvestres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *