La ciudad subactuática de Samabaj podría ser Patrimonio Cultural de la Humanidad

Bajo las aguas del Lago de Atitlán se encuentran sumergidos los restos de una misteriosa ciudad bautizada como Samabaj.  Existen algunos datos arqueológicos que hablan acerca de este lugar, que floreció hace unos 1700 años. Según los registros, la zona podría haber sido una isla que ocupaba una zona de 350 a 450 metros en las faldas del volcán Tolimán, a unos 500 metros de la playa.

Por razones desconocidas, el islote se vio superado por el nivel de las aguas del lago y toda su historia y legado se hundieron a unos 30 metros de profundidad. No se supo nada de este asentamiento hasta mediados de la década de 1990 cuando Roberto Samayoa la descubrió en una serie de inmersiones.

Restos arqueológicos

Desde su descubrimiento, en 1996, se ha podido saber más acerca de esta misteriosa ciudad. A la fecha se han identificado 18 monumentos, entre estelas y altares, grupos habitacionales e, incluso, muelles. El colapso de este lugar no impidió que sus habitantes continuaran su evolución en los alrededores del lago, ya que se han encontrado restos similares a los de esta ciudad.

Junto con un grupo de arqueólogos e investigadores, Samayoa ha mencionado que existen grandes riesgos para la preservación de los restos de Samabaj, como la pesca artesanal, la contaminación de las aguas del lago y la posibilidad de saqueos. Esto ha hecho que se solicite la declaratoria como zona protegida.

Patrimonio cultural

Julio Carranza, representante de la  Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), declaró que se realizará un mapeo del lugar para recabar información y determinar si el lugar es elegible para ser incluido dentro del listado del Patrimonio Cultural de la Humanidad.

“Se tiene pensado realizar un estudio que duraría unos 6 meses. Sin embargo se realizarán consultas para contar con el apoyo de todas las comunidades de la zona”, mencionó. Carranza declaró además que son ellas quienes tienen un “derecho legítimo” sobre este legado cultural, por lo que el esfuerzo debe de ser coordinado entre todas las partes involucradas.

El patrimonio cultural debe de ser considerado como una riqueza que no cualquier país posee. Según UNESCO, el turismo cultural es una potencial fuente de desarrollo económico para las comunidades. Por ello es importante su desarrollo con el apoyo del Estado, sector privado y la población en general.

*con información de Prensa Libre

Foto de portada: Google/El Economista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *