¿Qué esperar cuando viajas a El Mirador?

El sitio arqueológico El Mirador, en Petén, es uno de los más atractivos para la gran mayoría de viajeros. Los arqueólogos que trabajan en él, descubren, día a día, más acerca de la historia de este reino maya que se levantó en lo profundo de la selva petenera, al norte de Guatemala, en el Período Preclásico Tardío, alrededor del año 600 a.C.

Según los investigadores, la pirámide conocida como ‘La Danta’ es la más grande de todo el mundo antiguo en términos de extensión y envergadura. Esta alcanza los 72 metros de altura, comparada con los 47mts. del Templo IV, o Gran Jaguar, de Tikal. La base es de 300 metros de ancho y 600 metros de largo.

Te puede interesar: El boscoso camino hacia El Mirador

Además cuenta con otras estructuras, así como con varios mascarones que cuentan la historia del reino, así como de los orígenes, según los Antiguos Mayas, de la humanidad y su relación con el mundo y los dioses en los que creían.

 Existen dos formas para hacerlo, una por vía aérea (helicóptero) y la otra por vía terrestre (caminando durante 4 días). Si tienes planes de visitar este lugar, y hacerlo por la segunda opción, te dejamos algunos tips de lo que te espera en lo profundo de la Reserva Natural Biósfera Maya.

Distancia

La Isla de Flores, Petén, está a 485 km  al norte de Guatemala. Por vía terrestre se requieren de, al menos, 8,5 horas para llegar hasta ahí, o bien por vía aérea en un vuelo que toma unos 45 minutos desde el Aeropuerto Internacional La Aurora hasta el Aeropuerto Internacional Mundo Maya. El Mirador está ubicado a 140 kilómetros al norte de Flores y hay que atravesar varias comunidades como San Andrés y Carmelita, que es de donde se parte hacia el sitio arqueológico.

La caminata
Para llegar al Mirador se necesita de una caminata de unos 45 kilómetros durante dos días. Foto: INGUAT

El último contacto que se tiene con la civilización es la comunidad de Carmelita, en San Andrés Petén. Desde ahí se parte, junto a un guía, en una travesía que dura dos días hacia el sitio arqueológico. Durante el primer día se caminan cerca de 18 kilómetros en los que se visita el campamento de los xateros, así como Las Cruces, otro sitio arqueológico en el que se pasa la primera noche. Hay servicios básicos y, por lo general, está habitado por arqueólogos y otras personas de Carmelita que van y vienen desde y hacia El Mirador.

El segundo es el más duro. Se caminan 23 kilómetros y se pasa por otro sitio, conocido como La Muerta. Durante el trayecto los guías cuentan cómo es que las investigaciones han mostrado que tanto Las Cruces como La Muerta estaban conectadas directamente con El Mirador gracias a una gran calzada de roca construida por sus habitantes. 

La estadía en El Mirador
Metido en lo profundo de la selva, la mejor manera de descansar es en casas de campaña. Foto: INGUAT

El Parque Nacional Mirador – Río Azul es una de las últimas reservas naturales en Guatemala en donde aún se mantiene la selva virgen. Por ello no esperes encontrar hoteles, baños, camas ni ninguna de las comodidades de la vida moderna. En cada campamento el grupo de guías y la comitiva que la acompaña tienen preparadas casas de campaña, colchones inflables y todo lo necesario para pasar la noche al aire libre, rodeado de los sonidos de la selva petenera.

Te puede interesar: Carmelita, una comunidad al servicio de la naturaleza
Las provisiones
Las mujeres también son capacitadas para poder ofrecer variedad en los menús que preparan para los turistas. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori

Junto a los guías, en la comitiva que te acompañará siempre van cocineras quienes están capacitadas para preparar una variedad de platillos idóneos para este tipo de viajes. Suelen ser comidas livianas, con mucha proteína, fruta y vegetales, dieta esencial para soportar las grandes distancias que hay que recorrer. En tu andar por los senderos del parque solamente tendrás que preocuparte por llevar tu bote de agua y algunas golosinas.

Hay que considerar llevar repelente contra mosquitos, bloqueador y un pequeño botiquín con lo básico. 

La vida silvestre
En la selva de Petén se pueden llegar a ver diferentes especies de vida silvestre. Foto: Adrián Ramos

En las zonas protegidas de Guatemala vive una gran variedad de especies animales y vegetales. Aunque no es tan común toparse con algún animal como jaguares, pizotes, venados o serpientes, si se puede escuchar y observar a diferentes aves, monos aulladores e insectos. Es importante estar alerta a todo tu alrededor, no realizar movimientos súbitos y respetar a cada especie de animal que te encuentres en el camino. Recuerda que tú eres el visitante y la selva es el hogar de ellos, así que muévete con respeto y atiende a las recomendaciones de tus guías.

Te puede interesar: ¿Qué es turismo sostenible?
El parque
El Mirador contiene un Friso en el que se puede ver la creación según la cosmovisión maya. Foto: Revista Viatori

La importancia de El Mirador dentro de la historia de los Antiguos Mayas es impresionante. Este es considerado como “el primer sistema político de las Américas” así como “la cuna de la Cultura Maya”. Además de La Danta, están también las edificaciones conocidas como El Tigre, Los Monos y La Acrópolis. El Mirador ejercía control político sobre otros reinos como Nakbé, Tintal, Wakna, Xulnal y Calakmul.

Tiene también mascarones con la figura de algunos animales importantes y sagrados como el jaguar, así como un friso, de cuatro metros de largo por tres de alto, en el que se representa a los gemelos del Popol Vuh, Hunapu e Ixbalanqué.

El paisaje
Atardecer sobre ‘La Danta’, a 72 metros de altura sobre la selva. Foto: Adrián Ramos

El clima en esta parte de Guatemala es húmedo, debido a la densidad del bosque. Los atardeceres son especialmente espectaculares debido a que se tiene la oportunidad de estar en la cima de La Danta. Este suele ser el punto culminante de la travesía previo a emprender el camino de regreso hacia Carmelita. Asegúrate de guardar carga en la batería de tu cámara o teléfono móvil ya que, como podrás imaginar, la electricidad es algo ajeno a este lugar.

Así que ahí lo tienes. Es un viaje que vale la pena realizar y aunque es duro y exigente, la recompensa es espectacular. Para mayor información puedes visitar los sitios de Avianca Cooperativa Carmelita R.L., para conocer los precios de boletos y paquetes que mejor se adecuen a tus posibilidades.

Related posts

Leave a Comment