Esquipulas, el centro de peregrinación de Centroamérica

Muy al estilo de lugares como Santiago de Compostela y la Ciudad de México, aunque en menor escala, la ciudad de Esquipulas es uno de los centros de peregrinación más importantes en Centroamérica. caravanas de personas a pie, en moto o a caballo se acercan a este pueblo fronterizo con Honduras y El Salvador para rendir honores a la imagen del Cristo Negro.

Ubicada a unos 225 km al este de la ciudad de Guatemala, lo primero que me impresionó de Esquipulas, una región en donde el calor domina la gran mayoría de los días del año, es que, según cuenta la gente por las calles, que en enero, mes en el que se celebra el aniversario del traslado de la imagen a la Basílica, es el frío y las ráfagas de viento los que acompañan a los miles de peregrinos que fervientemente visitan al Cristo Negro para elevar plegarias y peticiones personales.

La Basílica de Esquipulas, inaugurada en 1758, recibe a cerca de 100 mil visitantes durante el mes de enero cada año. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori

Tradición centeneria

Pero no es únicamente la Basílica de Esquipulas el foco de atención de los peregrinos. Aunque el Cristo Negro ha sido un residente de la ciudad por más de 400 años, existen otros puntos como el Camino Sacro, en el Convento de Belén, la Piedra de los Compadres y las Cuevas de las Minas las que atraen a otros manifestantes espirituales.

 

Es en estos puntos en donde existe una convergencia de creencias espirituales ya que tanto el catolicismo como las creencias y ritos mayas comparten espacio lo que eleva aún más el aura espiritual de Esquipulas.

Una mujer observa a la distancia la Basílica de Esquipulas, lugar donde se reúnen miles de peregrinos cada año. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori

El historiador de la ciudad, Juan Pablo Espino cuenta que este siempre fue un punto de encuentro para los creyentes y que “debido a la masiva afluencia de peregrinos, se tomó la decisión, en 1758, trasladar la imagen a la nueva Basílica construida con ese propósito”

Y aunque los peregrinos, en la actualidad, van y vienen durante todo el año, es en enero cuando la cosa se pone seria.

El Tío Tin

Caravanas de motociclistas provenientes de El Salvador, desfiles hípicos de jinetes que cabalgan más de 100 km. para llegar a orar o caminantes que deciden demostrar su fe mediante los pasos que les dirigen hacia el Cristo Negro, se reúnen para rezar y pedir por algo particular para sus vidas.

“Llevo cabalgando desde hace 10 años”, dice Miriam Bojorquez, una chica de 20 años quien, durante 19 horas, recorrió cerca de 100 km para pedir por su familia y agradecer las bendiciones de su vida. “Cada año se hace más difícil porque uno va creciendo y aunque el camino se nos hizo complicado, siempre es satisfactorio realizar esta viaje”, agrega.

Como Miriam, y como todos los años desde hace 1902, cientos de jinetes se suman a la llamada Cabalgata del Tío Tin, una tradición muy arraigada en la cultura del oriente guatemalteco.

El 15 de enero es la culminación de esta fiesta, en la que incluso nos topamos con una procesión de Jesús Salvador del Mundo, patrono del vecino país de El Salvador, y quien también recorre las calles de Esquipulas para unirse a la fiesta.

Sin duda las tradiciones más importantes de Guatemala son las ligadas a las creencias y prácticas religiosas de su gente y esta es una de las más importantes. Creyentes o no, vale la pena experimentar de cerca la pasión con la que la mayoría de personas viajan para ver de cerca a una de sus imágenes más relevantes.

2 Replies to “Esquipulas, el centro de peregrinación de Centroamérica”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *