Una experiencia de Mil Amores

Hacienda Mil Amores, en Acul, Nebaj, a unas 7 horas al oeste de la ciudad de Guatemala. Como lo imaginan, es un lugar que está bastante lejos y requiere de mucha paciencia y técnicas de respiración, un buen libro, buena música y poder dormir cómodamente en el auto para poder llegar.

Había hecho un poco de investigación (como siempre hay que hacer antes de un viaje) y sabía que la Hacienda Mil Amores es el lugar donde se produce el famoso queso Chancol, receta original del italiano Giuseppe Azzari, quien llegó a Guatemala en la década de 1930 y se asentó en Chancol, Huehuetenango. “El clima hizo que buscara una nueva ubicación y ya en los años 40 se vino a este valle”, nos cuenta su hijo Agustín.

 Los Alpes del Área Ixil

Acul está ubicada a unos 2.300 metros sobre el nivel del mar y se encuentra rodeada por la cadena montañosa conocida como Sierra de Los Cuchumatanes. El clima suele ser templado, con apariencia nubosa, ráfagas de viento y humedad. “Hace unos años, vinimos aquí a rodar un comercial en el que se hizo la ilusión de que estábamos en los Alpes suizos“, me dijo, Adrián, un colega fotógrafo al momento de nuestra llegada.

Agustín Azzari, hijo del creador del queso Chancol, Giuseppe. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori

Con más de 40 años de producir lácteos de manera artesanal, la familia Azzari decidió explorar el mundo del turismo rural. Además de un restaurante en el que se puede comer comida tradicional guatemalteca , Mil Amores cuenta con cuatro búngalos de apariencia rústica, pero bastante acogedores. 

¿Cómo llegar?

De la ciudad de Guatemala se toma la ruta Interamericana hasta llegar a Los Encuentros, Sololá (km. 127). Se toma la ruta hacía Chichicastenango y se continua hacia Quiché, Sacapulas y Nebaj. En 30 minuntos, por una ruta de tierra, se llega a la hacienda Mil Amores en la entrada a la aldea Acul.

Se pueden realizar recorridos a pie por la zona, en la que puedes ver el día a día de una finca productora de lácteos, así como entrar en contacto con el tipo de naturaleza que vive en este tipo de ecosistemas, como pinos y robles, así como una diversidad de vida animal y aves. “También realizamos tours a caballo y los llevamos a conocer el día a día de los pobladores Ixil en Acul”, agrega Agustín.

Te puede interesar: Qué esperar al visitar el Área Ixil

Se pueden realizar recorridos por toda la hacienda. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori

Una de las etnias indígenas más pequeñas de toda Centroamérica, pero con costumbres y tradiciones bastante arraigadas, los Ixil viven su día a día apegados a sus creencias y a la energía que los rodea. Son un grupo respetuoso de la naturaleza y de los elementos universales, así que entrar en contacto con su cotidianidad es una experiencia formidable. Como todos los pueblos Ixil, Acul celebra sus fiestas en honor a un santo católico, San Juan, en junio de cada año.

Si quieres vivir de cerca esta experiencia puedes ponerte en contacto a los teléfonos 3072-9878 y 5704-4817 o en su página de Facebook.

*Agradecimiento especial a INGUAT por la realización de este viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *