El turismo sostenible y su importancia ecológica y socioeconómica


Guatemala se encuentra en una posición geográfica privilegiada. Con una gran diversidad de hábitats y ecosistemas donde viven más de 3936 especies de flora y 1966 de fauna (720 especies pertenecen al grupo de las aves), en una superficie de apenas 108,889 km², su importancia es de nivel mundial.  

Uno de los objetivos del turismo sostenible es contribuir a la conservación de la biodiversidad. Todo esto nos lleva a preguntarnos ¿cómo la biodiversidad  beneficia al turismo y a los guatemaltecos? Una excelente respuesta está en los llamados servicios ecosistémicos. Estos proveen bienes y servicios, directos o indirectos, que favorecen a los seres humanos.

La función de las aves
Foto: Ian Billenness

Solo para darnos una idea del valor de estos servicios, vamos a enfocarnos en el grupo más numeroso de vertebrados terrestres en Guatemala, las aves. Ellas cumplen funciones que proporcionan beneficios tanto ecológicos como económicos. Uno de ellos es el aviturismo que representa un incentivo económico importante para el turismo sostenible.

Te puede interesar: #Birding en Guatemala

Solo en Estados Unidos hay más de 47 millones de observadores de aves o ‘pajareros’, lo cual representa cerca de US$107 mil millones de dólares invertidos en equipo y viajes para observar aves. En países vecinos, como Costa Rica, este mercado deja US$410 millones de dólares anuales. Por lo tanto, Guatemala también tiene gran potencial para la observación de aves, pero el aviturismo es poco explotado en nuestro país.

Además del turismo y la recreación, las aves también proveen servicios indispensables para el equilibrio de los ecosistemas. Entre los más importantes están la polinización, la dispersión de semillas y el reciclaje de nutrientes.

Aunque parezca que estos servicios no proveen ningún beneficio para los seres humanos, indirectamente todos nos estamos viendo favorecidos. Si imaginamos el valor que tiene polinizar una flor o sembrar un árbol, que luego nos provee alimentos, oxígeno, madera o incluso la satisfacción de apreciar un paisaje, resulta invaluable el trabajo que realizan las aves en nuestros ecosistemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *