Livingston y la cultura del Pororó

Publicada en Publicada en Blogs, Lugares


Guatemala suele ser un país de muchos contrastes, y algunos sinsentidos, que se manifiestan en la cotidianidad de su quehacer diario. En todas las esquinas y rincones de éste país centroamericano es posible encontrar todos los extremismos en los que se mueve su gente.

Pero caer en el error de considerar esto como algo negativo podría privarte de vivir experiencias realmente interesantes. Para verlo y experimentarlo, de mejor manera, Livingston es el lugar perfecto en el que se vive mejor esta realidad.

Nación garifuna y q’eqchi’

Es tradición que durante la celebración del Pororó las mujeres garifunas adopten la vestimenta tradicional de las mujeres q’eqchi’. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori

Habitado por afrodescendientes garifunas, Livingston es una fiesta lista para ser vivida en cada una de sus manifestaciones. En este pequeño lugar, flanqueado por Río Dulce y el mar Caribe, confluyen pacíficamente diferentes etnias que se entrelazan perfectamente para ofrecer una amplia variedad de experiencias culturales.

El apogeo de todo esto es la celebración del Pororó. Las mujeres garifunas se enfundan el traje tradicional de las mujeres q’eqchi’, como una manera de celebrar la diversidad que coexiste en este lugar. 

“Pororó es una expresión de alegría. Es como decir hurra o algo parecido. Pororó, para los garifunas, es la celebración de la vida y la diversidad”, Vilma Alzú, catedrática garifuna de la Universidad de San Carlos de Guatemala.

En honor a la Virgen de Guadalupe

La música caribeña acompaña todos los bailes y celebraciones relacionadas con el Pororó. Foto: Jorge Rodríguez/Viatori

El 11 de diciembre salen las primeras personas a bailar a las calles del pueblo. Al ritmo de los tambores caribeños, la comitiva danzante parte siempre desde la iglesia católica de la comunidad. Recorre los diferentes barrios del centro del pueblo hasta llegar al salón municipal y luego de vuelta a la sede religiosa.

El Pororó está dedicado a la Virgen de Guadalupe, cuya fiesta se celebra cada año el 12 de diciembre. Durante tres días y dos noches, las mujeres mayores, los jóvenes y los turistas tienen la oportunidad de ser parte de esta fiesta.

“La celebración del pororó se ha usado como rituales amorosos en los que las chicas, dependiendo del tipo de baile que realicen, atraen a un chico en particular. También se daba el caso de que el chico llevaba una especie de ‘serenata’ a la casa de la chica”, dice Juan Carlos Sánchez, Dinamismo Cultural y Música Garifuna.

 

5 comentarios en “Livingston y la cultura del Pororó

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *