El día que San Pedro La Laguna me sorprendió

Podría decir que fue a mediados de la década de los 2000 cuando conocí por primera vez San Pedro La Laguna. Recuerdo el color azul intenso (típico de un día nublado), que se posa sobre el lago de Atitlán al caer la tarde. El sonido del motor, el agua golpeando los costados de la lancha.

Recuerdo ver a la distancia la fachada del pueblo que tanto se ve en fotos y la sensación de ansiedad por explorarlo.  Finalmente recorrer sus pequeñas calles, sus bares, el mercado, la iglesia y, en fin, escuchar los sonidos de la vida que se vive en ese lugar.

Te puede interesar: Poblaciones de la cuenca de Atitlán mejoran su infraestructura
La experiencia de pajarear alrededor del Lago de Atitlán

Desde entonces he tenido la suerte de visitar varias veces San Pedro, y los demás pueblos alrededor del lago, y cada vez que estoy ahí se siente una comodidad y una sensación indescriptibles.

Pero ninguna de esas veces San Pedro me sorprendió tanto como la vez que supe de San Pedro a través de la voz de su alcalde, Mauricio Méndez Puac, en la ciudad de Guatemala, a 150 km del pueblo en sí.

Cambio de actitud
Una comerciante envuelve en hojas de maxan el producto que vende. Esta hoja se usa como alternativa a las bolsas plásticas. Foto: somosagua.gt

En septiembre de 2016 el Concejo Municipal presidido por Méndez Puac aprobó el Acuerdo 111-2016, que prohíbe la venta y distribución de bolsas plástica, duroport, pajillas y derivados.

Pero eso no es suficiente. Para quien aún no lo sabe, Guatemala es un país sumamente complejo y la creación y aplicación de un mandato gubernamental no es suficiente para que la población la cumpla.

Educación ambiental en las aulas escolares, separación de los desechos (orgánicos y sólidos), fabricación de abono orgánico, jornadas de limpieza. “El plástico y sus derivados son la parte visible”, dice el alcalde.Es toda una cadena de acciones que en menos de un año le han cambiado la cara a San Pedro.

Te puede interear: Reserva Natural Atitlán: el equilibrio es la clave
Santa Catarina Palopó

Este cambio de actitud de sus 20 mil habitantes (empresarios, comerciantes y población en general) se ha traducido en la reducción de enfermedades, incremento del turismo, reducción de consumo eléctrico y la generación de ingresos a partir de energías alternativas.

El último recurso del planeta

Méndez Puac, durante su participación en la I Feria de Turismo de Aventura recalcó varias veces la necesidad de hacer uso de todos los recursos disponibles para lograr cambios palpables. “El ser humano es el último recurso renovable del planeta. De nosotros depende darle nuevas oportunidades a la naturaleza”.

Te puede interesar: Rally en favor del lago

Y esa disposición lo que más me sorprendió de San Pedro La Laguna. Hay estudios que hablan de grandes riesgos de contaminación en el lago de Atitlán en un plazo no mayor a 7 años. Acciones como las que todas las personas de San Pedro realizan son las que hacen una diferencia y las que hay que apoyar.

Foto de portada: Viajes Viator

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *